Entre estas 50 innovaciones de la Economía Naranja reconocidas por el BID, se destacan una serie de productos y servicios tecnológicos y también analógicos.

Albert Einstein decía que no podemos resolver nuestros conflictos con el mismo pensamiento que usamos cuando los creamos, y en esta época convulsionada, en que muchos de los problemas que se abaten sobre nuestro mundo –y en especial sobre las poblaciones más vulnerables– parecerían no tener solución, sus palabras adquieren otra dimensión… Prepárate para expandir los alcances de tu imaginación: estamos a punto de presentarte un estudio que desafiará tu capacidad de asombro.

La creatividad hace que lo aparentemente imposible se torne posible, y en el Banco Interamericano de Desarrollo, en todos estos años de trabajo, en especial a partir de la puesta en marcha del movimiento Idear Soluciones para Mejorar Vidas en 2013, venimos presenciando cómo el talento y la innovación de los emprendedores permiten encontrar soluciones ingeniosas a problemas que muchas veces parecían imposibles de superar, en casi todos los órdenes. Te invitamos a que conozcas los aspectos más increíbles de las industrias culturales y creativas (ICC) de nuestra región.

En 2015 las ICC crearon 1,9 millones de empleos en América Latina y El Caribe y generaron ingresos por 124.000 millones de dólares, y se estima que para 2020 la creatividad será la tercera habilidad más demandada por las empresas a la hora de seleccionar a sus empleados. Con base en estos indicadores, y ante la desafiante tarea de darles visibilidad a todos esos talentos que quizás no sean tan conocidos, hoy presentamos el e-book “Economía Naranja: Innovaciones que no sabías que eran de América Latina y el Caribe”, que puedes descargarte gratuitamente aquí.

En él destacamos 50 de los 300 emprendimientos innovadores de mayor impacto social en la región, agrupados según su pertenencia a algunos de los principales sectores de las ICC: Arquitectura, Artesanía, Diseño, Medios, Moda, Música, Servicios Creativos y Software/Plataformas Digitales, en 12 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Perú y República Dominicana.

La creatividad como motor de innovación puede contribuir a la diversificación como herramienta necesaria para contar con una economía competitiva a nivel mundial basada en el conocimiento. Una de estas áreas de desarrollo es la denominada Economía Naranja, cuyos pilares fundamentales son la creatividad y el talento, que generan bienes y servicios de alto valor económico, empleos e impacto social, transformando sectores como el hotelero –con Airbnb– o el del transporte –con Uber– y compitiendo a la par contra mercados como el automovilístico o el de la minería.

Uno de los sectores transversales de todos los que componen la Economía Naranja es el emprendimiento. Hemos visto surgir en la región cada vez con más fuerza una nueva generación de emprendedores talentosos que le han dado a la creatividad un valor central en sus actividades productivas y comerciales. Ellos han redefinido sus funciones y desafiado los mitos que rodean a la creatividad como fenómeno, construyendo equipos multidisciplinarios que conjugan habilidades innovadoras atípicas.

Por: Alejandra Luzardo, cofundadora de Demand Solutions y estratega de Innovación, Economías Creativas y Emprendimiento del BID

Métodos de pago

Suma Colombia

Bogotá
Cra. 28A # 71B 16 Barrio Alcázares
PBX (571) 308 0090 Ext: 140 - Móvil: 318 711 5919
info@lideartsumacolombia.com.co

Encuéntranos también en

Escríbenos

Nuestros aliados